Qué ver

Cala Blanca, el mejor lugar para descubrir Menorca


Vista de Cala Blanca en Menorca

Situada al oeste de Menorca, Cala Blanca es una de las calas más cercanas a Ciutadella, situada a tan sólo 5 km al sur. Es una pequeña cala con aguas tranquilas y transparentes que recibe su nombre por su peculiar arena blanca dotándola de mucho encanto. 

La urbanización de Cala Blanca, situada junto a esta cala,  es el perfecto refugio para descansar sin alejarse del ambiente de una zona turística de playa. Encontrará una gran oferta de ocio y servicios, como parques con atracciones infantiles, duchas y baños públicos o vigilancia en la playa, unas comodidades ideales para los que viajan con niños.

¿Cómo llegar?

Cala Blanca es una zona muy bien comunicada por lo que no le resultará difícil llegar, ya sea con su propio coche o en transporte público. Desde el Aeropuerto de Menorca la distancia que separa Cala Blanca del aeropuerto es de 50 km siguiendo la carretera ME-1. Las compañías Berlinas Menorca y Flybus también ofrecen esta ruta en autobús.

Si llega en barco, llegará al puerto de Ciutadella desde Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca. Desde Ciutadella el trayecto en coche dura unos 20 minutos siguiendo la ME-24. Si no dispone de coche para moverse por la isla, con la Línea 64 de autobuses podrá llegar a Cala Blanca desde Ciutadella.

¿Dónde alojarse?

Cala Blanca ofrece gran variedad de alojamientos, tanto si viaja en grupo de amigos, como en familia le ofrecemos el mejor alojamiento. Disfruta de nuestras villas en Menorca para pasar una estancia de lujo con la mayor comodidad, con algunas opciones muy próximas a Cala Blanca. Por ejemplo te recomendamos Villa Roser o Villa Cleo con piscina privada, jardines y terrazas para disfrutar del magnifico clima de Menorca y atesorar momentos inolvidables.

Villa Roser en Cala Blanca Menorca

¿Qué hacer?

El buen ambiente y la animación están asegurados en Cala Blanca, tanto de día como por la noche, especialmente durante los meses de verano, ya que hay variedad de restaurantes y tiendas. 

Pero si quiere explorar el litoral de esta zona de la isla, desde Cala Blanca se pueden hacer muchas excursiones y descubrir calas y playas cercanas como Cala en Bosch y Son Xoriguer o el Faro de Artrutx construido en el siglo  XIX.

Menorca posee una gran riqueza de restos arqueológicos, como la Torre Trencada, la Naveta des Tudons o la Necrópolis de Cala Morell. También existen varias cuevas como la Cova de s Aigua, declarada Bien de Interés Cultural o los poblados talayóticos de Son Catlar o de Montefi en los alrededores de Ciutadella.

Si prefiere una visita más cultural pasee por las calles y plazas adoquinadas del casco antiguo de Ciutadella, declarado conjunto histórico-artístico para conocer alguno de sus edificios más emblemáticos como su catedral gótica. Continúe su visita, por su bello puerto natural y siga por el paseo marítimo hasta llegar al Castillo de San Nicolás para conocer los atractivos que ofrece esta tranquila, pero animada ciudad.

¿Dónde comer?

Hay que aprovechar la estancia en Cala Blanca para sumergirse en la cocina tradicional de la isla. Sus recetas más populares se elaboran con pescados y mariscos del Mediterráneo, como la caldereta de langosta uno de los platos menorquines más conocidos. 

Para disfrutar de una comida tradicional mediterránea con las mejores vistas a la cala visite el restaurante Miramar  y deguste sus arroces o la típica caldereta. 

Otra opción que merece la pena visitar es el Gastrobar Cas Safrà donde poder degustar recetas contemporáneas y de fusión, ofreciendo entre sus especialidades principales pescados y mariscos a la brasa.

El bar Hola Ola le ofrece relax, calma y sol durante el dia, espectaculares puestas de sol y es el lugar perfecto donde tomar algo en las divertidas de verano en una terraza al aire libre sobre el mar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *